Blogia
Mimierdablog

EL SEXO DEL LENGUAJE

    Aún cuando defiendo, en general, la labor de los colectivos de mujeres o feministas, mi irrita profundamente la cruzada que han organizado contra la Real Academia de la Lengua Española (RAE), basándose en el pretexto de que el lenguaje es sexista, debido a ciertas normas que establecen el uso del género masculino para referirse a grupos de composición mixta, o para designar ciertas profesiones o cargos, y pretendiendo, mediante la inclusión de nuevos términos y formas gramaticales, que desaparezcan del todo las pocas ganas de leer que nos quedan.

    Que el lenguaje es sexista, lo sabemos todos, pero no es precisamente por los motivos que estas plataformas alegan, sino por el uso coloquial que se le da a ciertos términos, y no hay más que pararse a pensar un poco en las palabras "cojonudo" y "coñazo", refiriéndose la primera a algo magnífico, y a algo pesado o insoportable en el caso de la segunda. De la aplicación machista que el lenguaje ha dado a los órganos sexuales masculinos y femeninos no tiene culpa ninguna la RAE, pues el lenguaje coloquial nace en la calle, y además es algo que todos hemos asumido sin echarnos las manos a la cabeza o escandalizarnos.

    No comprendo por tanto a cuento de qué, nos empeñamos a estas alturas en la idea de buscar palabras que nos representen como mujeres. A mí poco me importa si de aquí a unos años voy a ser ingeniero o ingeniera*, y no sentiré discriminación ninguna por el hecho de ser designada por el primero de los dos calificativos. Los que quizás sí se queden un poco perplejos serán los periodistas cuando empiecen a ser denominados perdiodistos*, o los analistas, que pasarán a llamarse analistos*, y así un largo etcétera. ¿O el proceso va a ser sólo unidireccional? Porque eso sí, aquí, o hacemos el canelo todos, o no lo hacemos ninguno.

    No obstante, puedo comprender hasta cierto punto que se intente promover el uso del sustantivo neutro a la hora de referirse a ciertos colectivos, es decir, algo así como utilizar la palabra alumnado en lugar de la palabra alumnos. Ahora, lo que no me cabe en la cabeza, es la manía que les ha entrado por utilizar la famosa @ para intentar agrupar de golpe al género masculino y al femenino, o lo que es peor, utilizar un género seguido del otro, hasta el punto de llegar a escribir barbaridades como "los y las personas", como leí un día en ciertos documentos. La formalidad de un texto dice mucho de su escritor, y desde luego, se hace imposible aguantar más de cinco líneas repletas de arrobas y términos repetidos, insoportable, en definitiva (y haciendo uso del más puro machismo), un coñazo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Toni -

Qué pasa crack!
Sobre lo que comentas, recuerdo un debate bastante absurdo en una escuela de formación de la UJCE en Rivas, en el que la cosa llegó a unos niveles de correcion politica bochornosos.
Yo estoy por los neutros, evitar arrobas, y si no hay mas remedio, copón, el lenguaje es reflejo de la sociedad, intervengamos en ella y no nos quedemos solo en lo otro.

Como dijo Mao: "El inicio de una marcha de 1000 km consiste en dar el primer paso" Escribe cosas cucas y deleitanos con tu sabiduria, que para ser de técnicas no escribes nada mal.

P.D. Sales la mar de favorecida en tu avatar XD

Jorj -

A mi la @ me parece curiosa, aunque puede que su implantación en textos legales provoque altas epilépticas. ¿Te has dado cuenta DE QUE tu primer parrafo es una sola frase? besitos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres